06 diciembre 2009

Amor empresarial

13h30 Almuerzo lo de siempre y este comedor tan lleno de desagradables engominados de cuello blanco más uno que otro negro sudoroso ¿la comida? nada especial, qué más se puede pedir 18h00 veo las nubes dejar pasar a la silente noche (o ya quisiera yo, veo todo gris y la noche jamás detendrá su ruido) 18h30 fumo un cigarrillo 19h00 el cuarto cigarrillo y hasta ahí nomás, con lo que me cuesta conseguirlos 20h00 como mi pasta al pesto para microondas sentado frente al ordenador 20h27 no se conectará esta noche 20h30 me recuesto cuidando de no estropear aún más el colchón 06h00 Nunca más necesité de alarma, tan sólo el miedo y la desesperación de sentir el encierro me quita el sueño 08h00 disfrazo la rutina de espontaneidad 10h30 me convenzo de que la espontaneidad ya no existe 17h30 un sobre blanco con un gran sello rojo y depositado sobre mi cubículo me dice que he sido despedido alegando una supuesta falta de creatividad e iniciativa empresarial 19h00 maldigo a la empresa y su petulante director con sus estúpidos sellos de color 19h05 abro una botella de ron 19h45 la botella se hace trizas bajo mis pies y en mi borrachera soy incapaz de levantar los restos, me acerco a la ventana y contemplo el paisaje nocturno, las luces de los edificios de enfrente, el metro con sus caras apagadas y una extraña luminiscencia en plena calle bajo el semáforo 20h01 juro nunca más volver a ser empleado de alguien 20h04 vacío media nevera en mi crujiente estómago 21h10 eructo y bostezo (me parece que al mismo tiempo) 21h11 me acuesto imaginando la sonrisa que dibuja mi rostro y me propongo soñar con mis futuros días de libertad 06h00 No puedo evitarlo abro mis ojos y un rayo de sol penetra en ellos 06h02 doy otra vuelta en mi cama 06h03 NECESITO UN TRABAJO

2 comentarios:

palabras con fuego dijo...

la necesidad y la libertad
dos dilemas por los cuales luchar
esclavitud es necesidad
libertad es no trabajar
mejor aun es
trabajar con libertad
muchos besos y abrazos mi querido amigo miguel!

Fabrixio Terán dijo...

Un filósofo danés llamada Soren Kierkegaard decía algo que en esos tiempos de rebeldía a tientas me llegó mucho y me encaminó a equilibrar mejor mi mente:

Decía que existir de manera edificante para el individuo es vivir conciente del equilibirio entre la necesidad y la posibilidad. La pobilidad es aquello futuro, el deseo aun no hecho, la utopía de lo que aun no somos pero queremos ser (lo comparaba como el pie que tenemos en el aire al caminar). La necesidad es la obligación física y moral de aceptar nuestras responsabilidades, nuestras limitaciones, que nos guste o no es eso lo que somos en tiempo real (lo comparaba con el pie que tenemos en el suelo al caminar).

Decía Kierkegaard, que el hombre que camina necesita un pie en el suelo y otro en el aire para avanzar. Quien sólo vive en la posibilidad, con dos pies en el aire, es un soñador que nunca verá hacer realidad sus sueños pues no pisa ni avanza, y habrá desperdiciado su vida.

Quien sólo vive en la necesidad, con los dos pies en el suelo, es quien se secará y vivirá sólo para sus obligaciones y al no querer ser alguien distinto no avanzará ni se edificará como un mejor ser humano.

Espero te sirva alguna vez. Yo creo que quien mejor lo resume, si relación formal alguna, es el label de Johnny Walker: keep walking!