27 junio 2009

Parábola

"Más El hablaba del templo de su cuerpo" San Juan, II:21.
"Y tomé el libro de las manos del angel y me lo comi." Apocalipsis X:9,10

Habia un hombre que tenia una doctrina.
Una doctrina que llevaba en el pecho (junto al pecho, no dentro del pecho),
una doctrina escrita que guardaba en el bolsillo interno del chaleco.
Y la doctrina creció. Y tuvo que meterla en un arca, en un arca como la del Viejo Testamento.
Y el arca creció. Y tuvo que llevarla a una casa muy grande. Entonces nació el templo.
Y el templo creció. Y se comió al arca, al hombre y a la doctrina escrita que guardaba en el bolsillo interno del chaleco.
Luego vino otro hombre que dijo:
El que tenga una doctrina que se la coma, antes de que se la coma el templo;
que la vierta, que la disuelva en su sangre,
que la haga carne de su cuerpo...
y que su cuerpo sea
bolsillo, arca y templo.

4 comentarios:

Lólindir dijo...

Jajajajaja oie está buena esa =P

nadie dijo...

simon, va para los que se sacrifican por una cruz dentro de un edificio o los que lo hacen por una causa imaginaria.. tu me entiendes jaaja

karina dijo...

un excelente sentido pintoresco :D
no obstante...

Puto Malo Mas Luddita que nunca dijo...

me encanta folie a trois y el (A) post
love desde el sur